EL BLOG DEL OTORRINO

In scientia autem scitote. Nos crescere facit scientiam.
drmagri@carlosmagri.com



DEBIDO A UN PROBLEMA INFORMATICO SE HAN ELIMINADO LAS FOTOS, TODAS, DEL BLOG EN EL MES DE OCTUBRE !!!

INTENTARÉ RECUPERARLAS SI ES POSIBLE...

lunes, 18 de abril de 2016

No te oigo!!! Hablame más alto por favor (2): PRESBIACUSIA

Continuamos con el tema de la semana: la pérdida de audición.
Vimos ya las posibles causas de hipoacusia así como el momento de aparición. ¿Os acordáis de nuestra paciente, que acudió a la consulta con su hija? A nuestra paciente le llamaremos María. 
Hoy hablaremos de la sordera natural, fisiológica, que todos en algún momento tenemos o tendremos: la hipoacusia debida al envejecimiento.

"Todos deseamos llegar a viejos, y todos negamos que hayamos llegado". Quevedo.

La Sr.a María nos dijo en la visita previa: "Doctor, lo que pasa es que todos ME HABLAN MUY BAJITO….". Pero, ¿pensáis que realmente este es el problema?

El oído, como el resto del organismo, envejece. Nos guste o no a todos nos llega. Y creo que a todos nos gusta, al final, que nos llegue la vejez. No es necesario llegar a los 90 para notar pérdida de audición. Muchos años antes ya ha empezado el proceso de desgaste del organismo. En el oído el desgaste del nervio auditivo se traduce por una hipoacusia o sordera la mayoría de veces acompañada por una alteración de la inteligibilidad o entendimiento. El motivo de venir a vernos a la consulta muchas veces es que "oigo pero no entiendo". La señora María nos dice: "Todos me hablan muy bajito, no los entiendo..." Los otorrinos podemos plasmar esta pérdida sobre el papel con la Audiometría. ¿Cómo es ésta? Así: 

Sobre este grafico aparecen unas lineas: los umbrales de audición, es decir, el volumen que necesitamos para empezar a oír los sonidos. Nos marca cómo oímos. Cuanto más arriba esté la linea, mejor. Quiere decir que necesitamos poco volumen para empezar a oír. Si la línea está por encima de 30 decibelios (los valores a la izquierda) es normal. si está por debajo quiere decir que hay una pérdida auditiva. En este caso dibujamos dos líneas, una de trazos separados y otra una línea continua. La de trazos separados marca el umbral por vía ósea, y el trazo continuó marca el umbral por vía aérea, tal y como oímos los sonidos través del oído. Hay un esquema muy interesante que nos ayudará a comprender a que volúmenes y frecuencias se encuentran los sonidos cotidianos que nor rodean: la banana de sonidos.

Si las líneas en la audiometría están separadas quiere decir que hay un problema de transmisión del sonido, una hipoacusia de transmisión. Si están juntas pero por debajo de los 30 decibelios (la normalidad) quiere decir que hay una hipoacusia neurosensorial por afectación del nervio auditivo.

En la audiometría de la señora María, la pérdida es simétrica, es decir, más o menos igual en los dos oído. Tras hacerle la prueba obtenemos esta gráfica:

Esto es lo habitual en las pérdidas fisiológicas por la edad y no nos hace pensar en nada más allá.
La presbiacusia es el envejecimiento fisiológico del a audición. El momento de aparición, su evolución y la repercusión sobre la persona es muy variable. En general, a partir de los 60 años de edad hay un 30% de personas que presentan pérdida de audición por la edad, y es más frecuente en hombres. Entre los 80 y 90 años, es del 95%. En la aparición de la presbiacusia intervienen tanto factores genéticos como ambientales. Influyen factores como el ruido ambiental, la alimentación, la hipertensión arterial, o las enfermedades cardíacas. Los radicales libres parece que también influyen negativamente en la presbiacusia. También parece ser que tiene un cierto carácter hereditario: hay familias con mayor predisposición a la hipoacusia de la edad. Suele  ir acompañada de acúfeno o ruidos en el oído, en uno o en los dos y a veces este es el motivo de la visita.

¿Qué solución tenemos? En estos casos la solución en una audioprótesis. Una prótesis auditiva en un pequeño aparato hoy en día digitales, que amplifican y modulan la señal sonora para que la podamos otro más alta y más clara. Obviamente no es recuperar la audición como si tuviéramos un oído normal. No. Pero nos ayudan muchísimo. Cada persona es diferente y una prótesis que a mi me vaya bien, a ti quizás no te sirva. Hay que ajustarla para cada persona. Y no porque la vecina del 5º nos diga que no le funciona quiere decir que las audioprótesis no sirven para nadie...
La Sra. María, seguro que estará encantada con sus prótesis auditivas, y su familia, todavía más. Ahora ya podrán hablar con ella de forma natural sin tener que gritarle, y ella responderá acertadamente a los que pregunten.
La mayoría de veces cuando en la consulta decimos a un paciente: "debe usted ponerse un audífono", la respuesta suele ser: "pero si no lo necesito TODAVIA...o oigo bien, no estoy sorda...". Yo suelo decirles: "usted lleva gafas, no es así?. Paciente: Sí claro, desde hace años, es que si no no veo bien..." A lo quedes comento: Si no ve bien, se pone gafas sin ningún problema; si no oímos bien, hemos de ponernos un audífono...sin ningún problema". ¿¿El llevar gafas es estar ciego?? No. Igual que el llevar un audífono no es estar sordo.

El no oír bien no solo es un problema de comunicación con la gente, sino que poco a poco nos va aislando de nuestro entorno hasta que llega un día que nos encontramos apartados, sin intervenir en las conversaciones y sin querer salir de casa porque no podemos hablar con los amigos ni escuchar a la gente. Se convierte en un problema personal y social.
El otorrino es el que indica cuando recomendar la adaptación de la audioprótesis. El audioprotesista (en las casas comerciales especializadas en audífonos) es quien indicará que tipo de prótesis debe uno adaptarse. Y es él quien irá periódicamente ajustando la prótesis según nuestras necesidades.


Otra cosa es que la pérdida de audición sea asimétrica. Es decir, un oído ha perdido más que otro. Entonces nos obliga a buscar otra causa que no la presbiacusia. En estos casos hemos de pensar el enfermedades del oído o neurológicas. Algunos vértigos van asociados a perdidas unilaterales, la sordera brusca es una hipoacusia de un oído solamente, un tumor benigno del oído cursa con pérdida unilateral. También es cierto que la presbiacusia en ocasiones se inicia de forma levemente unilateral y con los años se van igualando la pérdida en los 2 oídos.

Así que si vamos perdiendo audición paulatinamente, como la Sra. María, no debemos preocuparnos, hay solución hoy en día.
Hemos de acudir al otorrino para que descarte otra enfermedad y después, si así lo indica, adaptarnos un audífono. Y no es ningún trauma llevar un audífono!!!



Fuentes:
- Jönson R, Rossenhall U. Hearing in advanced age. A study of presbyacusys in 85, 88 and 90 year old people. Audiology 1999;37:207-18
- Cruickshanks KJ, Tweed TS, Wiley TL, klein R, Chappell R, et al. The 5-year incidence and progression of hearing loss: the epidemiology of hearing loss study. Arch otolaryngol Head Neck Surg 2003; 129:1041-6




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Seguro que resultará interesante.