EL BLOG DEL OTORRINO

In scientia autem scitote. Nos crescere facit scientiam.
drmagri@carlosmagri.com



DEBIDO A UN PROBLEMA INFORMATICO SE HAN ELIMINADO LAS FOTOS, TODAS, DEL BLOG EN EL MES DE OCTUBRE !!!

INTENTARÉ RECUPERARLAS SI ES POSIBLE...

lunes, 11 de abril de 2016

No te oigo!!! Hablame más alto por favor (1)

No echamos en falta algo hasta que lo perdemos…
Suele ser así casi siempre sobretodo si se tata de los SENTIDOS. Ver, notar, saborear, oler…OIR… No sólo cuando perdemos las llaves de casa o el móvil sabemos cuanta falta nos hace.

Cada uno de los sentidos tiene su espacio y su importancia. Todos pensamos que VER es lo más importante. Lo es, pero no lo MÁS importante. ¿Has pensado como sería tu vida sin poder oler nada? Abres la nevera, coges esa botella de leche que lleva unos días allá y antes de beberla o dársela a tu hijo,  ¿que haces para estar seguro de que está en buen estado? Sí, la hueles. ¿Cómo sabes si hay un escape de gas en tu cocina? Y que maravilloso es oler  y sentir la primavera…

Todos los sentidos son importantes. Y el oído no lo es menos.
Es difícil y no es el cometido de este post, explicar qué es el oído y como funciona. Hay multitud de vídeos por la red donde se explica perfectamente. Simplemente haremos alguna reseña para entendernos.

La parte que vemos, el pabellón, junto con el conducto auditivo externo forman del oído externo. El tímpano, esa pequeña especie de membrana de tambor que está al fondo del conducto, junto con los huesecillos (recordar: yunque, martillo y estribo) forman el oído medio. Y, finalmente, encontramos el oído interno, un complejo sistema de cavidades, tejido nervioso, células y líquidos que se encargan de transmitir el sonido (onda de presión sonora que recoge el oído externo y lo pasa al oído medio) en estímulos nerviosos. Estos estímulos se transmiten por el nervio auditivo hasta la áreas cerebrales auditivas. Es aquí donde realmente oímos.


Bien. Ahora ya sabemos esquemáticamente como viaja el sonido desde el exterior hasta nuestro cerebro. Pero no siempre llega la señal sonora con claridad al cerebro o en su totalidad. Es cuando hablamos de HIPOACUSIA, PERDIDA DE AUDICION o SORDERA. Tenemos 2 tipos de hipoacusia si miramos su punto de origen: de transmisión y de percepción. Las transmisivas afectan a los elementos que intervienen en la transmisión del sonido: el pabellón, el conducto auditivo externo, la membrana timpánica y la cadena de huesecillos. Las sorderas de percepción o neurosensoriales son las que atañen a los elementos nerviosos: el caracol, el nervio auditivo y las áreas cerebrales de la audición.
Esta es la clasificación general de las hipoacusias. Pero tenemos más clasificaciones según el aspecto que queremos destacar: genéticas o adquiridas, según la edad de aparición,  según el tiempo de evolución, según la causa...
La solución para cada tipo de hipoacusia será diferente. 

Estos dias veremos que podemos hacer cuando nos dicen: "no te oigo!!! Háblame más alto por favor"


Algunos vídeos interesantes pueden ser estos:


https://www.youtube.com/watch?v=PuC1BDFUq2I  Med-El Como oímos
https://www.youtube.com/watch?v=jsG53TjETBc Dr Tulp
https://www.youtube.com/watch?v=s8PCjdvJPDU oiresclave
- https://www.youtube.com/watch?v=OxHIdB65oiE La audición (Wiher) Wilmer Jumbo
https://www.youtube.com/watch?v=FUQSHkFvT3I Salud integral San AgustínEl sonido y la audición



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Seguro que resultará interesante.