EL BLOG DEL OTORRINO

In scientia autem scitote. Nos crescere facit scientiam.
drmagri@carlosmagri.com



DEBIDO A UN PROBLEMA INFORMATICO SE HAN ELIMINADO LAS FOTOS, TODAS, DEL BLOG EN EL MES DE OCTUBRE !!!

INTENTARÉ RECUPERARLAS SI ES POSIBLE...

domingo, 15 de mayo de 2016

El deporte y la otorrino

Que... ¿qué tiene que ver el futbol y la otorrinolaringología...?


Quizás nada podría mos pensar.

Pero el deporte es algo importante en la vida, por salud física y mental. Y yo lo comparto.
Los colores, es lo de menos, pero si tu equipo gana, mejor.

Hipócrates ya lo dijo hace mucho tiempo: Caminar es la mejor medicina del hombre.

Aunque pensemos. ¿Seguro que la otorrino nada tiene que ver con el deporte...? Sí, y mucho en ocasiones. Por varios motivos que veremos ahora.
Hace ya unos dás vimos los problemas de la ventilación nasal. El no poder respirar bien por la nariz hace que nuestro rendimiento deportivo disminuya. Respirar por la boca, aunque parezca lo contrario, cansa más. De hecho, operamos a muchos deportistas del tabique nasal y de los cornetes nasales, deportistas de cualquier deporte y cualquier nivel. 
La alergia nasal influye de la misma manera, no nos deja respirar bien por la nariz llevándonos al mismo final que una desviación del septo nasal.

La nariz, la boca, el oído y el cuello son zonas expuestas a los deportes. Son regiones anatómicas que pueden verse afectados en deportes, sobretodo en los de contacto (boxeo, futbol, baloncesto, rugby…).  Veamos algunas situaciones.
El oído puede afectarse en varios lugares. El pabellón auricular es el más expuesto por ser el más externo. en el rugby y el boxeo es frecuente su lesión. Tendremos otohematomas, un acumulo de sangre entre la piel y el cartílago. Esta situación puede provocar una infección de este líquido acumulado y extenderse al cartílago, y al final tendremos una 'oreja en coliflor'. Es decir, el cartílago infectado pierde su consistencia y queda blando y retraído, perdiendo su forma. Es una urgencia médica, hay que drenar esta colección de líquido y dar cobertura antibiótica. Otras afectaciones son cortes y heridas. Deben también ser vistas por el otorrino para su tratamiento precoz.
Otra zona que puede verse afectada cuando practicamos deporte es el tímpano. Golpes fortuitos o un pelotazo pueden derivar en  perforaciones timpánicas. Es típico en deportes de contacto y también los acuáticos. Un 'golpe' contra el agua puede provocar una perforación en la membrana timpánica. Si notamos sensación de taponamiento el oído o de estar lleno, que oímos menos o nos sale liquido o sangre tras el golpe, hemos de ir a ver al otorrino de urgencias. En ocasiones hemos de acabar operando para cerrar la perforación aunque muy raras veces en el mismo día que se ha producido. Si son perforaciones pequeñas suelen cerrar por ellas solas. Si el golpe ha sido muy fuerte puede afectar incluso a la cadena de huesecillos del oído medio. Aquí sí que tendremos una hipoacusia más importante que acabará en cirugía.

Perforación timpánica casi total. En rojo marcado el límite del tímpano.
Fuente propia
En el oído externo tenemos las otitis externas tan frecuentes en verano. En los deportes de agua, sobretodo los de piscina, son habituales. Son muy dolorosas aunque no son graves (excepto en determinadas situaciones de inmunodepresión). El otorrino la tratará con fármacos para el dolor y con gotas antibióticas. Es importante evitar factores favorecedores de estas infecciones como pueden ser la automanipulación con bastoncillos o cualquier otro objeto. 
En la nariz, a parte de la desviación del tabique nasal o la hipertrofia de conretes, que dificultarán nuestra práctica deportiva, también podemos tener fracturas nasales por traumatismos. Estas fracturas no suelen afectar a la ventilación nasal porque son a expensas de los huesos nasales que son los que forman el 'techo' de la nariz. Si el golpe es fuerte, puede verse implicado el tabique y sí alterar la respiración. En ambos casos la cirugía será el tratamiento de elección, aunque en ocasiones 'solo' será necesario una reducción de la fractura bajo anestesia local en la consulta, pero dentro de las primeras horas si puede ser.

Fuente: http://www.fullresaca.com/2007/10/03/golpe-en-la-punta-de-la-nariz/


Los traumatismos cervicales o laringotraqueales pueden ser muy graves. Golpes en el cuello pueden llevarnos a la muerte si no hacemos una actuación rápida. En el deporte son más habituales los traumatismos cerrados (frente a los abiertos). Codazos, rodillazos, golpes con la cabeza suele ser lo habitual. Producen hematomas a nivel de la laringe (cuerdas vocales) y provocan su edema (aumento) con el consiguiente estrechamiento del paso aéreo. Al final pueden comprometer la vida de la persona por asfixia al no poder respirar por falta de espacio. A parte del hematoma en la parte externa del cuello, un cambio en la voz, disfonía, nos hará pensar que la persona tiene una afectación laríngea y que necesitará de una asistencia otorrinolaringológica inmediata.

Hay otras afectaciones en el deporte más graves pero menos frecuentes como fracturas de los huesos temporales (donde están ubicados el oído interno) o fracturas de la cara. El esquí, el motociclismo, el ciclismo, el karate y otros deportes de contacto… son deportes potencialmente lesivos en nuestra área de otorrinolaringología.

De todas maneras, el deporte es una de mis pasiones y que seguiré practicando. Me despeja la mente y me pone en forma. 
Un uso responsable de nuestra actividad deportiva no tiene porque comprometer nuestra seguridad. Así que seguir con la actividad física !!


Como dice la cita del latín proveniente de las sátiras de Junvenal: Mens sana in corpore sano




2 comentarios:

  1. Muy buena entrada. El escudo del BCF te delata. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja…!!!
      No puedo esconderlo… Aunque TODO el deporte me gusta…

      Saludos

      Eliminar

Deja tu comentario. Seguro que resultará interesante.