EL BLOG DEL OTORRINO

In scientia autem scitote. Nos crescere facit scientiam.
drmagri@carlosmagri.com



DEBIDO A UN PROBLEMA INFORMATICO SE HAN ELIMINADO LAS FOTOS, TODAS, DEL BLOG EN EL MES DE OCTUBRE !!!

INTENTARÉ RECUPERARLAS SI ES POSIBLE...

lunes, 8 de agosto de 2016

Las secreciones... que asco!!

¿Cuántas veces nos han dicho en la consulta: "tengo los oídos sucios llenos de cera...que asco!!"?
O que la "saliva me pone perdido..." O que los mocos son una asquerosidad...!!

Entonces, ¿¿para qué  y por qué tenemos esas secreciones asquerosas???

La SALIVA es en un 99% agua. El otro 1% está compuesto de sustancias orgámnicas e inorgánicas que provienen de la secreción de las glándulas salviares mayores y menores: parótidas, submaxilares, sublinguales y las que tenemos distribuídas por la mucosa oral. Es inodora e incolora.


La saliva es importante para mantener la salud de la boca y los dientes además de intervenir en otros procesos como la digestión.
Tanto la cantidad como la calidad de la saliva influyen en el desempeño de su papel. El agua interviene en la limpieza, la preparación de los alimentos para ser tragados, la apreciación de los sabores, la fonación y la digestión. Los fosfatos, el calcio y el flúor ayudan a la mineralización  de los dientes. La lisozina (enzimas presentes en la saliva) y  las inmunoglobulinas tienen funciones de defensa, antimicrobianas. Así, la saliva es importante y la tenemos para algo más que escupir!
Veamos algunas de sus funciones:
- lubrica la mucosa de la boca y los dientes.
- ayuda a las papilas gustativas a detectar mejor los sabores. Éstas funcionan en un entorno húmedo.
- remineraliza la superficie de los dientes.
- interviene en la preparación del bolo alimentario y facilita su deglución y su paso a través del tubo digestivo. Ayuda a evitar atragantamientos.
- elimina microorganismos que quedan tras la comida.
- mantiene el ph de la boca provocado por la fermentación de los alimentos disminuyendo los ácidos que dañan el esmalte dentario.
- arrastra als bacterias, las combate, ayudando a que no se forme la placa dental, sarro. La enzima lisozima también combate las bacterias.
- tiene acción antimicrobiana como hemos visto.
- gracias a ella y a sus alteraciones (aumento, disminución, alteración…) nos ayuda al diagnóstico de enfermedades de la región ORL y también enfermedades sistémicas, generales.

Aproximadamente segregamos 1-1'5 litros de saliva al dia, más los hombres, y a un ritmo de 0'4 mililitros por minuto en reposo. Si la cantidad es mono a la mitad, tendremos un problema de sequedad. Por la noche, la secreción es menor.
Los niños no producen más cantidad de lo normal porque babeen todo el día. A los pocos años de edad las glándulas empiezan a funcionar normalmente y el niño todavía no sabe tragarla como es debido, por eso babean.
Actúa también como un mecanismo de alerta frente a la deshidratación: en este estado, tenemos la boca seca porque segregamos menos saliva y esto es desencadena el mecanismo de la sed ara que bebamos agua y paliar la situación.

Así, la SALIVA, esa sustancia a veces molesta y engorrosa, nos ayuda con sus múltiples características y funciones.
¿Sabías que…?
Los pulpos también segregan saliva? Ésta es venenosa y cuando atrapa a una presa con sus tentáculos le clava su pico por donde le inocula la saliva venenosa.
El dragón de comodo tiene en su saliva más de 50 bacterias. Cuando muerda a un animal, éste muere en las primeras 24h, si no es que ya se lo ha comido… También las musarañas acuáticas tienen una saliva venenosa con la que paralizan a sus presas.
Los gatos, al limpiearse, pierden la misma cantidad de saliva que cuando orinan. Si es que sin muy limpios…
Incluso unos autores de la Universidad de Arizona han encontrado beneficios en la saliva del perro. Si no lo crees, mira este vídeo:




Otra de las secreciones que nos da todavía mas repelas, así lo transmiten los pacientes en la consulta, es la CERA de los oídos. Ya vimos anteriormente en esta entrada, algunas de las curiosidades de la cera.  Pero vamos a ver porque realmente no es aconsejable hurgarse el oído para quitarnos la cera.
La cera es una secreción de la piel del conducto auditivo que esta formada por varios componentes. A parte de las secreciones de las glándulas ceruminosa y sebáceas, también tienen escamas córneas que vienen de la epidermis y restos celulares de los conductos pilosebaceos de la piel. Así, se genera una secreción por las glándulas que se mezcla con todos esos productos y forma una secreción lechosa, que al contacto con el aire toma un aspecto céreo. Ésta se extiende por toda la superficie del conducto.
¿Es sólo la cera algo repugnante que tenemos en el oído o sirve para algo?
Logicamente, el cuerpo humano, en condiciones normales no gastaría energía en fabricar algo innecesario, no creéis?
Desempeña sobretodo una función de protección para la piel del conducto. Su función más importante es la antibacteriana gracias algunos lípidos de su contenido y a que tiene un pH ácido. También constituye una trampa para los cuerpos extraños, como pueden ser los pequeños insectos que pueden entrar en el CAE (conducto auditivo externo). De forma esquemática, se describen tres tipos de cerumen según su consistencia, seca o húmeda. El «cerumen seco» se observa sobre todo en los orientales. Así, el 80% de los japoneses presenta este tipo de cerumen, que es de color gris o gris-pardo. El otro tipo de cera es de color pardo dorado, como cera de abeja, y se denomina «cerumen húmedo». Es el que se encuentra con más frecuencia en las personas de raza negra y caucásica, y parece deberse a un gen dominante. El cerumen húmedo sería más rico en lípidos.
La cera NO debe extraerse del oído a no ser que se forme un tapón. Entonces sí que debemos quitarlo. Lo que se suele usar hoy en día en  nuestras consultas de otorrino es la aspiración del tapón, o también la extracción mediante pinzas o ganchillos, o con uso de gotas disolventes de la cera para desacerla y así ayudar luego a su extracción.







El lavado con una jeringa también puede ser útil en un medio extrahospitalario donde no se disponga de microscopio y aspirador. 


Hay muchos otros métodos que se hay usado y siguen usándose…


Siempre debemos evitar intentar quitarnos nosotros mismos la cera. Da mucho gusto hurgar el oído en busca de la cera pero al final puede no ser tan gratificante como esperamos…:


Así que dejar la cera donde está, que ya está bien. Está allá por algo…


Otras de las cosillas que no nos suelen gustar son los mocos…
El MOCO es una sustancia segregada por las células caliciformes de la mucosa. Segregamos alrededor de 0,3 ml/kg de peso corporal. Su pH es de 6,5-7,8. Está formada por un 95% de agua y el resto por elementos orgánicos (3%) y minerales (2%). El principal elemento orgánico del moco son las mucinas, unas glucoproteinas que forman una red en la que quedan atrapadas  las partículas extrañas. A parte de éstas, también encontramos albúmina, inmunoglobulina A (inhiben la adherencia de las bacteria  a la mucosa, neutralizan los virus, y favorecen la actividad fagocitaria de las celiulas inflamatorias), lactoferrina, lisozimas (proteínas con actividad antibacteriana) y antioxidantes (transferrina y antileukoproteasas, que neutralizan los radicales libres provenientes de sustancias tóxicas). Y claro, os preguntaréis: ¿para que sirve este moco tan asqueroso, que no hace más que molestarnos, taparnos la nariz y ponernos en situaciones embarazosas en ocasiones…?. Como ya os imagináis que para algo sirve…verdad?



Las funciones de este moco son las de tapizar, lubricar y proteger ella mucosa frente a irritantes, virus y algunas bacterias. . El moco a tapa las moléculas extrañas y las inactiva (por sus propiedades antibacterianas, antiproteasas y antioxidantes). Después, los cilios o pequeños pelillos que tienen las células mucosas expulsan de las fosas: su vía de drenaje normal es hacia el cavum, hacia la paste posterior de la nariz. En general no nos damos cuenta de este proceso de drenaje, y nos tragamos el moco sin enterarnos. Cuando segregamos moco en exceso, como por ejemplo en un catarro común, es cuando somos conscientes de este viaje del moco hace nuestra garganta, y también hacia la parte anterior de las fosas. Es cuando moqueamos… Y es ahí donde decimos: beeeegssss….


El moco también nos ayuda en gran medida al diagnóstico de muchas enfermedades: sin ir mas lejos, el catarro común y la gripe. Otras menos conocidas son por ejemplo el síndrome de mucoviscidosis o fibrosis quística. Ésta lleva consigo la presencia, entro muchos otros síntomas y signos, la presencia de moco espeso.




Ya véis. Todo lo que segrega el cuerpo humano sirve para algo. Y todo lo que está en nuestro interior es mejor dejarlo donde está….


El cuerpo humano es una perfecta máquina…



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Seguro que resultará interesante.